Así se mantiene el sello de un negocio familiar.

T32120130710largeNote7

Para liderar una empresa familiar que no ha encontrado el relevo en las siguientes generaciones es fundamental conservar el estilo de mando y la relación con los empleados.

Desde sus inicios Casa Balleste, un negocio familiar nacido en Barcelona en 1892 y que elabora maniquís, se codeó con los diseñadores de prestigio. Sin embargo, en 2008 la familia propietaria no encontraba un sucesor que heredara la empresa. La falta de un relevo claro es uno de los principales motivos de cierre de este tipo de compañías. Finalmente, esta pyme siguió adelante cuando pasó a manos de una empresaria ajena a los fundadores.

Tener la iniciativa suficiente para presentarse al dueño y plantearle una propuesta de compra, a pesar de no ser miembro de la familia, es una oportunidad para gestionar un negocio que ya cuenta con un gran bagaje en el mercado.

Para relanzar una organización así, el nuevo directivo tendrá que conocer la historia de la firma y cuidar bien sus señas de identidad, que en este tipo de empresas se manifiesta en el estilo de mando y en la relación con empleados, clientes y proveedores. Preservar esa cultura es una buena estrategia para la nueva etapa, sobre todo cuando la compañía se ha ganado el prestigio y la confianza de su público.

“El gerente tendrá que prestar atención a tres puntos esenciales: la marca, los procesos de producción y la relación con los empleados. El plan debería ser perpetuar esos valores y poco a poco ir incluyendo los cambios que harán que la pyme se vaya adaptando a la nueva situación”, comenta Manuel Bermejo, profesor de Empresa Familiar en IE y colaborador de Adefam (Asociación para el Desarrollo de la empresa familiar de Madrid). También añade que muchas veces algunos miembros de la familia continúan trabajando en la empresa y recomienda mantener un contacto directo con ellos para ganarse su confianza y que sean su mano derecha en el nuevo rumbo.

Conocer el sector. Un punto fundamental es tener experiencia en el ámbito de la compañía. Eso ayudará a llevar la nueva gestión, saber quién es la competencia y dar con los huecos que hay en el mercado. Además, será un punto de confianza para los empleados. También hay que tener en cuenta que lo más seguro es que la empresa haya pasado por un periodo complicado en busca de un sucesor y eso haya afectado al buen funcionamiento de la firma. Conocer el sector permitirá al nuevo directivo recolocar a la compañía en el puesto donde estaba y a partir de ahí ir escalando posiciones.

-Tener en cuenta la proyección de la marca. Al comprar una empresa así no sólo se están adquiriendo unas instalaciones, sino, sobre todo, una marca que ha generado determinadas expectativas y promesas que no se deben defraudar. Por ejemplo, hay que estudiar cómo se ha difundido la imagen en el mercado a través de la publicidad. Es posible que siempre se haya realizado a través de medios tradicionales y para relanzar el nombre se puede también pasar a tener presencia en las redes sociales. Sin embargo, los mensajes y el contenido que se empleen no deben diferir mucho de lo que se había realizado previamente, ya que sería un cambio muy brusco para un periodo de transición.

-Primeros pasos. Una práctica habitual para ir conociendo el know how de la empresa es que algunos de los antiguos propietarios permanezcan durante unos meses. Así podrán ir transmitiendo el conocimiento de áreas tan importante como los procesos de producción para mantener la calidad de los productos o servicios.

Otra alternativa es que el futuro directivo pase una etapa previa de formación. Así lo hizo María Delgado, actual gerente de Casa Balleste, que estuvo tres meses en el taller junto con la dueña para profundizar en el oficio, conoció la manera en la que fabricaban los maniquís y cómo era el trato con los clientes. Le sirvió para tomar las riendas y mantener la fidelidad de los consumidores.

-Comunicación transparente. El diálogo con empleados, clientes, proveedores e incluso competidores juega un papel muy importante. Las primeras personas a las que habrá que informar son los trabajadores; se les tendrá que explicar las nuevas perspectivas y cómo se van a estructurar los departamentos. A los seguidores más fieles se les tendrá que detallar la nueva situación para conservar su confianza, así como a los proveedores que deben conocer quién está al mando, su experiencia y poder mantener un contacto directo con él. Hablar con la competencia ayudará a difundir la nueva situación para que el mercado sea consciente de que no se ha cerrado la firma, sino que cuenta con una nueva dirección.

Conocer la empresa al detalle.

En cualquier traspaso es imprescindible realizar una due diligence, una investigación sobre la empresa en la que se recoge información sobre ésta para que la operación sea transparente. Este proceso servirá para que el comprador conozca los detalles de la compañía y sepa en qué momento se encuentra. Se analizarán aspectos como la situación financiera, la gestión de los recursos humanos, los requisitos medioambientales que está cumpliendo y aspectos más concretos como, por ejemplo, si hay abierto un juicio con alguno de los trabajadores.

Este análisis servirá para dar una visión global de la organización, útil para el momento de la compra y para realizar proyecciones. Además de estudiar la historia de la empresa y la visión general del negocio, hay que llevar a cabo un análisis que se puede diferenciar en dos partes:

  • Análisis económico-financiero: Se trata de una auditoría que evalúa el estado financiero y los bienes materiales e inmateriales, como la cuota de mercado o la marca. El objetivo es determinar la viabilidad del plan de negocio y se incluyen puntos como la descripción de la empresa, los sistemas contables y los detalles del sector.
  • Análisis legal: Respecto a la parte jurídica, se debe realizar una revisión de los contratos y el estudio de posibles litigios. Servirá para asegurar que no existen compromisos que afectarían a la continuidad de la firma.

 

Fuente: Expansión.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>