Internacionalización de empresas familiares: ventajas y desventajas

Expansión internacionalEl hecho de que las empresas familiares nazcan con una vocación muy concreta y con una filosofía y valores propios implica un comportamiento diferente si se enfrentan a una expansión internacional.  Estas características suponen fortalezas pero también debilidades a la hora de comenzar la internacionalización.

Partiendo de la Guía sobre los “Retos ante la Internacionalización de la Empresa Familiar” del EAE Businnes se pueden enunciar cuáles de las distintas características inherentes a estas compañías se constituyen como ventajas e inconvenientes a la hora de llevar a cabo un proceso de expansión exterior.

En primer lugar, se podría calificar como ventaja  el conocimiento y la experiencia del que gozan estas empresas en el negocio que desarrollan. Este conocimiento del sector, producto, mercado, etc. se habrá transmitido a través de las distintas generaciones en el caso de que se esté ante un negocio familiar que haya pasado por algún proceso de cambio generacional o, si aun no lo ha hecho, como estas organizaciones nacen con el compromiso de perdurar, se prevé que tal experiencia no se diluirá en manos del actual gestor.

La visión a largo plazo de los fundadores y, por lo tanto, del proyecto creado favorecen planteamientos que gozan de estabilidad carente, en ocasiones, en otros proyectos empresariales. Claramente este hecho favorece la estrategia de internacionalización, ya que es una aspiración que requiere del largo plazo para tomar forma.

El compromiso a largo plazo que se ve reforzado por el hecho de que las empresas familiares suelen mantener una cultura empresarial sólida que se traspasa de mano en mano y cala a todos los trabajadores de las organizaciones, sean familiares o no, lo que ayudará a impulsar el proceso de internacionalización.

Una vez planteadas las ventajas o fortalezas que deben favorecer la internacionalización hay que hacer hincapié en las debilidades que estas organizaciones tienen que superar para lograr buenos resultados en su expansión.

El primero de los inconvenientes, que no solo pone en peligro la internacionalización sino la misma supervivencia de la empresa familiar, es la dificultad para lograr el cambio generacional. Sin embargo, una empresa que se haya mostrado fuerte a la hora de enfrentar una crisis interna como ésta puede ser una buena candidata para enfrentar los problemas que surjan como consecuencia de la internacionalización.

Aunque siempre es injusto generalizar, en muchas empresas familiares existe una resistencia al riesgo que se traduce en que éstas prefieren desarrollar su actividad en el ámbito en el que, como se decía antes, son expertos y guardan el control. Bien es cierto, que en tiempos de crisis, la expansión se hace inevitable y esta posición debe cambiar casi obligatoriamente.

La existencia de estructuras poco claras y la confusión de roles puede suponer otra debilidad en este tipo de operaciones complejas a pesar de que en el entorno en el que hasta ahora se había trabajado pudieran resultar una ventaja gracias a su flexibilidad.

Sacando partido de las ventajas e intentando luchar contra aquellos puntos más débiles una empresa familiar podrá desarrollar un proceso de internacionalización satisfactoriamente.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>