El año de actuar, señores empresarios

El año 2015 se caracterizó por un clima enrarecido para toda la comunidad empresarial. La conjugación de elementos macroeconómicos globales, los cuales están directamente correlacionados con los precios de los commodities, la inestabilidad política de Medio Oriente y la evidente desaceleración de países como China y Brasil, generaron impactos en todas las economías locales de Latinoamérica.

Esta conjugación de variables económicas, aunadas a un escenario geopolítico enrarecido, derivan en los bien llamados ciclos económicos.

Estos ciclos, aunque afectan en general a todos los sectores, también generan múltiples oportunidades a los empresarios, a unos más que otros para ser claros, lo que obliga a las compañías a hacer un standby en su modelo de negocio y, definitivamente, apresurarse a realizar ajustes en todas las áreas (producción, estrategia, financiera y comercial) para, bajo el nuevo escenario de mercado, lograr estabilizar y/o aprovechar las condiciones del nuevo entorno.

El éxito o fracaso de perdurar en el tiempo para los empresarios, está directamente correlacionado con la visión y a la actitud en el momento de enfrentar los ciclos, no sin antes establecer en las compañías herramientas de análisis y seguimientos que permitan conocer en tiempo real la salud financiera de la organización, con el fin de tomar decisiones racionales y lógicas ante las contrapartes financieras y el mismo mercado.

Los efectos en los diferentes sectores seguirán demandando un esfuerzo extra, por parte de los empresarios, para estabiliza las compañías y lograr acuerdos justos que permitan continuar con sus planes de negocio.

Sectores como el de servicios petroleros, minería, importadores y transportadores vienen de un 2015 de agresivos ajustes; así pues, para estos sectores en particular el panorama en el 2016, de no suceder algo extraordinario, seguirá siendo el mismo.

De esta manera, para dichos sectores el éxito de lograr ser eficientes en sus estructuras de costos, debe estar encaminado en lograr sinergias importantes a través de alianzas estratégicas complementarias en sus portafolios de productos y ser eficientes en el manejo de su flujo de caja.

Las oportunidades de igual forma existen para todos las compañías, independientemente del sector donde se encuentren. Los momentos de crisis y cambios van siempre acompañados de la capitalización de negocios, los cuales están basados en poder identificar rápidamente el potencial de entrar en mercados, productos e iniciativas que aprovechen estas movidas coyunturales que ocurren en el entorno económico.

Los empresarios que cuentan con este espíritu, el cual va siempre de la mano de una actitud positiva pero realista del mercado, son los que logran aprovechar esta ventana.

En un año 2016 lleno de retos, es el momento de ejecutar, después de un 2015 que nos trajo una nueva realidad económica; los planes, inversiones, desinversiones, ventas y acuerdos, entre otras medidas que deban ejecutarse, son vitales para asegurar la viabilidad de la compañía. Señores empresarios, no pueden esperar.

Los retos para el país, adicionalmente, durante este año y gran parte del próximo, estarán enmarcados no solo desde el punto de vista del agitado ambiente político en el marco del llamado postconflicto, sino además en una evidente y anunciada reforma tributaria la cual conllevará a aumentar aún más la carga tributaría a los empresarios del país.

Esto lleva a ajustar más los modelos de negocio actuales en pro de preservar la competitividad y supervivencia de las compañías, en un entorno cada más desafiante para los empresarios.

El inicio de este año ha estado marcado por la continuidad y validación de los cambios de mercado; el horizonte en el mediano plazo no tiende a mostrar un panorama diferente al actual, donde los eventos macro globales y locales mantendrán la tendencia; ¿qué hacer? ¿para dónde ir? ¿a dónde apuntar? son incertidumbres comunes de los empresarios.

Esas preguntas solo las podrán responder interiorizando sus fortalezas y debilidades, pero adicionando a este análisis lo más importarte: cuál será la estrategia para mantenerse a flote, ejecutando y actuando, teniendo como derrotero que las compañías deben ser diseñadas para perdurar varias generaciones y no ser flor de primavera de un solo ciclo económico, donde a la primera adversidad el camino más expedito es rendirse y renunciar. El éxito de las grandes corporaciones es que han adherido a su ADN el espíritu no solo del emprendimiento, sino de la perseverancia y la transcendencia en el tiempo.

Así las cosas, es momento de capitalizar. Capitalizar no es un término que debe ser usado solo para el tema financiero, es un año para capitalizar experiencias ya sean buenas o malas; las compañías son como los seres humanos, deben en un momento de estrés: parar, respirar y seguir adelante.

Una empresa puede durar un año evaluando y esperando, pero dos años, ¡No!

Tips para los empresarios:

1. Cuide su capital de trabajo.
2. Estructure adecuadamente su financiamiento.
3. Cubra sus operaciones en otras monedas.
4. Consolide y retroalimente la relación con sus bancos.
5. No deje de invertir en las fortalezas de su negocio.

Fuente: http://www.portafolio.co/

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>